CONSTRUCTORES CHIAPANECOS, ACUSAN A DIRECTOR SCT DE DAR TODAS LAS OBRAS A FORÁNEOS | Piden que empresas del estado ejecuten la obra local


👉 A demás la destit


ución inmediata del Director de SCT 


En días pasados, un grupo nutrido del gremio constructor mostró su inconformidad en las instalaciones del Centro SCT Chiapas pegando pancartas donde exponían la corruptela e impunidad que impera en esa institución, señalando al Ing. Oscar Rigoberto Coello Domínguez como responsable de las mismas y quien, de acuerdo a los manifestantes, es ya todo un mafioso de la política y la construcción que reparte obras a foráneos, a los mismos de siempre o simplemente a empresas de dudosa procedencia.


Desde 2020, Coello Domínguez se ha apoderado la SCT y otras dependencias estatales con un sin número de empresas de reciente creación, así como la creación de un Colegio de Ingenieros llamado “CICPA”, Colegio de Ingenieros Civiles Profesionales Autónomos A.C., donde Roger Valdemar Urbina Cordoba se autonombró Presidente. 


Además, Coello y su esposa Kenia Jiménez, quien con descarado nepotismo opera en el Centro SCT,  crearon una AC llamada “Jóvenes Constructores de Chiapas” donde ella fue proclamada Presidenta; ella también es presidenta de la OSC “Manos que reciben K'abiletik Te Ya X'ik' Awan” y es con esas asociaciones como desvían recursos y “concursan” en asignaciones.


Como ejemplo, Oscar Coello le entregó a Valdemar Urbina un contrato de $32,321,076.83 millones de pesos con su empresa “Soluciones y Edificaciones OtochLa Gen SA de CV” en una licitación aparentemente legal, pero es aquí donde entra la corrupción del director de la SCT: En el acta de apertura y presentación de proposiciones de la licitación No. LO-009000970-E218-2019 Óscar y su esposa ingresaeron ocho empresas que ellos mismos manejan, en algunas en solitario y otras en supuestos acuerdos, todos con diferentes montos para disfrazar la asignación directa ya pactada con Coello y con su respectivo moche.


La esposa Kenia Anaid Jiménez Serrano, ingresa con dos propuestas, una en convenio privado con Olga Lidia Aguilar Constantino (otra de los presta nombres) y en otra como representante legal de “Manquirent de Chiapas SA de CV”. 

En el acta de fallo de la licitación que benefició a Roger Valdemar, no se presentaron ni los observadores externos, ni el órgano de control interno de la SCT.


Cabe destacar que un par de empresas participantes estaban hasta cinco millones de pesos por de abajo de la propuesta “ganadora”.


En otra ocasión, Oscar Rigoberto Coello Domínguez, Director General del Centro SCT Chiapas desde el sexenio de Peña Nieto, otorgó un contrato millonario por la cantidad de $107,166,378.59 a la empresa constructora Técnicos Especializados de Chiapas S.A de C.V. propiedad de Rafael Cancino Serrano, empresario Chiapaneco altamente favorecido en el sexenio pasado por la misma SCT y quien fuera denunciado por fraude en las obras “modernización del libramiento sur y dren pluvial” realizadas en la capital Chiapaneca durante del mandato del ex gobernador Juan Sabines.


Hasta aquí todo parece normal, lo que no es normal es que Rafael Cancino Serrano esté casado con Rosy Corona, ella es hermana del actual diputado federal verde ecologista Jorge Francisco Corona Méndez, quien casualmente es miembro de la comisión de Infraestructura y de la de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación en el Congreso de la Unión.


Es por ello, que varios empresarios de la construcción se manifestaron y exigen la renuncia del Director de la SCT Chiapas para acabar de tajo con todas las corruptelas que Oscar Domínguez y Kenia Jiménez realizan, privilegiando siempre a constructores afines a ellos o foráneos que luego, afirman, ni siquiera entregan las obras.

0 comentarios:

Publicar un comentario