“ME GANÓ EL DIABLO” DICE CARLOS, ASESINO DE ANA, ÉL TAMBIÉN ES CHIAPANECO




En la madrugada del miércoles 30 de Diciembre, los comandantes Iván y Esteban casi se dormían revisando los videos del hotel. Hasta que Iván detectó a las 3 de la madrugada algo raro en el video del 18 de Diciembre en el minuto 3:41 pm. Un guardia de seguridad oculto tras una panga de basura observa que se va Ana Gómez, la chica lavaplatos de 21 años de edad. En el video observan que la sigue. El muy cínico seguía trabajando en el hotel para despistar. Y en la entrada, recibiendo turistas. Carlos Alberto,de 23 años de edad, chiapaneco también mató a su paisana en la selva de 5 hectárea del hotel. Un terrible crimen que sacudió a la Riviera Maya


Introducción


Reviso el celular. Hay varias llamadas perdidas a eso de las 5 de la mañana. Es el comandante Esteban Muñoz, quien me escribe jubiloso: “ya tenemos al asesino, es un guardia de seguridad. Ya confesó. Estaba trabajando en el Hard Rock todavía. El muy cabr.. la violó y luego la mató y siguió trabajando ese día. Es un chiapaneco también como la difunta”.


Carlos Alberto toma los datos de la pareja de europeos que llegó al Hard Rock. Una enorme guitarra se ve en la entrada. Alza la pluma de la entrada al hotel y la deja caer suavemente. Se concentra en apuntar las placas y lleva los datos en la bitácora de la caseta principal de acceso. Se lo da a su compañero.


-Hola Carlos Alberto, acompáñanos, le sujeto el brazo Iván Aguilar con esos dedos de garra.

Un frío recorre su humanidad. Su rostro redondo y moreno se pone pálido tras ese uniforme blanco de guardia de seguridad.


¿Por qué la mataste? Le grita en el oído muy fuerte Esteban Muñoz. Lo llevan a un privado, a un lado de la bodega de alimentos y bebidas.

No hay tiempo de huir. Huir es en vano.


-No la violé, no pude bajarle el pantalón, confiesa al verse perdido, como si eso le eximiera de su terrible delito.


Y con los ojos inyectados de sangre por ese estrés de guardar el pecado que ha cargado en los últimos 12 días, desde el 18 de Diciembre hasta hoy Miércoles 30. Carlos Alberto, dice: “Necesitaba una mujer. Y la vi a ella caminando. Sola. Me ganó el diablo jefe, perdón”.


Explica que la jaló al monte. La aporreó en un árbol de Zapote gigante para callarla. Estaba seguro que nadie lo vio en ese camino planchado de cemento alterno a la carretera federal, dentro de las 5 hectáreas de reserva del Hard Rock. Ana Gómez se movía cual tigresa, intentó huir. Unos troncos la hicieron caer al suelo. La golpeó con toda sus fuerzas. La joven se desmayó. Intentó bajarle los pantalones. No pudo. Le medio quitó la blusa. Ana despertó y quiso gritar. Entonces apretó su garganta hasta que no se movió más.


30 de Diciembre en la madrugada


Lucio, el chico maravilla de la tecnología de la Fiscalía, los comandantes Esteban e Iván observan en los videos del 18 de Diciembre a Carlos Alberto merodeando la selva a las 3:41 y hasta las 4:40. Fue tras Ana y regresó a las 4:con 6 minutos. Luego regresó por el mismo sitio donde se perdió de la vista de las cámaras.


Dos compañeros guardias de seguridad lo saludaron. Por fortuna esos dos también les tocó turno hoy y les dijeron a los comandantes de la Fiscalía que en efecto, vieron a Carlos Alberto que iba u venía por esa zona.


El tipo andaba cazando que pasara alguna chica sola por el área. Por esa área al que debía darle seguridad al personal. La revisión de las cámaras y el seguimiento de centenas de personas y el análisis de esa hora específica del día aciago 18 de Diciembre llevó a la detención del asesino.


Desde que llegó a la Riviera Maya hace unos años, el chiapaneco Carlos Alberto, tuvo suerte de ser contratado en el Hard Rock. Ana Gómez tuvo la mala fortuna de cruzarse con ese tipo cuando perdió el transporte que lo llevaría a Puerto Aventuras. No perdió el transporte por mala suerte. Los platos se amontonaron de más. El turismo creció en estos últimos días del 2020 a pesar del Covid-19 y le exigían que sea agradecida porque hay trabajo.


Narración: Pedro Canché / Periodista

0 comentarios:

Publicar un comentario