Van 12 exayudantes de AMLO que pasan a cargos de alto nivel




Carolina Rangel Gracida es otro caso en el que después de estar en Ayudantía presidencial ocupa un cargo de alto nivel; se suma al nuevo gobierno de Michoacán


Con esto, Rangel Gracida es una de los 12 funcionarios que han pasado a ocupar puestos importantes y de alto nivel tras haber estado en la Ayudandía del presidente López Obrador en tareas cotidianas, como abrirle paso a su camioneta, entregarle documentos o limpiar el atril.


Preparación

De acuerdo con sus declaraciones patrimoniales en la plataforma DeclaraNet, de junio de 2014 a febrero de 2016, la exayudante presidencial —quien cuenta con estudios de Licenciatura en Economía— trabajó en el sector privado como ejecutiva de cuenta mutifuncional en una cooperativa de servicios financieros en Morelia, Michoacán.


Tras esto, comenzó a laborar en Morena dentro de la Secretaría de Organización como coordinadora distrital y tuvo la misión de organizar la estructura territorial del partido fundado por López Obrador en dicha entidad.


A inicios de 2018, Rangel Gracida fungió como enlace estatal de defensa del voto en el proceso electoral de ese año, en donde el presidente López Obrador obtuvo la victoria el 1 de julio.


Tras el triunfo lopezobradorista, Rangel Gracida fue nombrada como coordinadora Regional de Programas de Desarrollo Integral en Morelia, hasta que el 1 de febrero de 2020 comenzó a laborar dentro de la Ayudantía de Presidencia, hasta finales de 2020, para luego ir a la Secretaría de Economía (SE) como analista, en donde atendió el programa Crédito a la Palabra.


Desde este viernes 1 de octubre, Rangel Gracida se desempeña como secretaria del Desarrollo Social en el gabinete del nuevo gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla (Morena).


En una breve biografía colocada en la página del gobierno estatal, Rangel señala que trabajó como “subdirectora de la Coordinación General de Política y Gobierno de la Presidencia”, nombre formal del área de Ayudantía de López Obrador.


Trampolín

Como Rangel Gracida, una docena de integrantes de la Ayudantía han dejado de abrir paso a su camioneta, cargar sus maletas y hasta desinfectar el atril y micrófono que usará en sus mañaneras para ocupar cargos de alto nivel, que van desde ser titulares de Conapesca, directivos del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y Petróleos Mexicanos ( Pemex), hasta de superdelegados de los programas de bienestar del gobierno federal.


La mayoría de quienes han salido de la Ayudantía presidencial se han colocado en puestos con altos sueldos mensuales. Se sabe que estos puestos son ocupados por jóvenes “conocidos” de funcionarios y cercanos a Presidencia, o por dirigentes de Morena, quienes los recomiendan para ayudar al Ejecutivo federal, quien ha defendido estas designaciones.


Compuesto originalmente por una veintena de hombres y mujeres, este cuerpo liderado por Daniel Asaf suplió —en voz del Ejecutivo federal— a los 8 mil elementos del extinto Estado Mayor Presidencial (EMP) en resguardarlo, pero sin portar armas.



Los primeros

Los primeros en saltar de la Ayudantía a puestos clave en el gobierno fueron Alejandro Antonio Calderón Alipi y Carlos Sánchez Meneses, quienes estuvieron en la logística de la campaña electoral de López Obrador y, al tomar posesión, estuvieron unos meses en la Ayudantía para posteriormente ocupar las coordinaciones nacionales de Infraestructura Hospitalaria y de Abastecimiento y Distribución de Medicamentos e Insumos del Insabi, respectivamente.


Sus sueldos pasaron de 35 mil pesos a 103 mil 837.86 mensuales, es decir, se triplicaron.


El 23 de abril pasado, Víctor Villabos, secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), informó que Octavio Almada Palafox, otro integrante de la Ayudantía, era “por designación presidencial” el nuevo titular de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca). Con este anuncio, Palafox dejaba la Ayudantía y su sueldo por 45 mil 960 para recibir con su nuevo puesto 107 mil 358.04 mensuales, es decir, cuatro mil pesos menos que el Ejecutivo.


Ángel Carrizales es otro de los que se ha beneficiado por haber estado en la Ayudantía. De abrirle paso a la camioneta del presidente López Obrador en las giras de trabajo y cargarle sus maletas, desde noviembre de 2019 es Director Ejecutivo de la Agencia de Seguridad Energía y Ambiente (Asea), pese a no tener experiencia en esta área.


Vocera de las “bondades de los programas sociales”

Estefany Correa es otra de las ayudantes del Ejecutivo federal que también ha ascendido a un puesto de alto nivel, pues tras el descalabro en las elecciones intermedias de Morena en la Ciudad de México, el presidente López Obrador la designó como nueva delegada de programas para el bienestar en la capital, en sustitución de Cristina Cruz.



Síguenos y escúchanos en www.imparcialchiapas.com

0 comentarios:

Publicar un comentario