Renuncia la #alcaldesa y el #cabildo de #Altamirano tras 21 días de la retención de #RobertoPintoKanter



-Cae el cacicazgo de la pareja Pinto Roque que gobernó el municipio 9 años 


Gabriela Coutiño


Al cumplirse 21 días que el municipio de Altamirano se quedara sin autoridades, luego que pobladores retuvieran en el último día de su gobierno al ex alcalde Roberto Pinto Kanter; el ayuntamiento presidido por Gabriela Roque Tipacamú, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), solicitaron licencia ante el Congreso local, lo que abre la puerta a la conformación de un consejo municipal. 


En un comunicado, el Congreso local informó que el caso fue turnado a la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales para que dictamine y en su caso se declare l1a desaparición de poderes en Altamirano.


Además de la alcaldesa Roque Tipacamú, también presentaron licencia el síndico, Guillermo Vázquez López y los regidores propietarios Verónica López Pérez, Julio López Morales, Silvia Yáñez Moreno, Romeo López Gómez y Yéssica Magali Moreno Hernández.


Desde el primero de octubre en que supuestamente tomó posesión en un sitio no revelado, Roque Tipacamú no ha podido gobernar y según sus opositores, ni siquiera se sabe si está en Altamirano o no.

        

Las protestas en contra de Roque Tipacamú y de su esposo, Pinto Kánter, cuya administración concluyó el 30 de septiembre, comenzaron un día antes, cuando cientos de pobladores cerraron los tres accesos a la cabecera municipal para exigir la conformación de un concejo municipal. Los habitantes los acusan de utilizar grupos de choque para mantenerse en el poder durante nueve años, y buscaban quedarse un trienio más.


El pasado 30 de septiembre una turba retuvo a Roberto Pinto Kanter, en los días siguientes retuvieron a otros 10, entre seguidores y colaboradores, entre ellos Antonio García Ruiz, que se desempeñó como tesorero en el ayuntamiento.


Tres de estos 11 retenidos (Artemio Pérez Jiménez, Fredy Pérez Sántiz y Marcelino Santiz Jiménez) fueron liberados el martes, luego de un acuerdo con la comunidad de San Francisco, de donde son originarios, con la condición de que “ya no hagan alboroto”, según informaron representantes del movimiento de inconformes.


Para la noche de este jueves los inconformes, tienen programada una reunión en Altamirano con funcionarios estatales para dar seguimiento a los acuerdos de anteriores encuentros, con la finalidad de encontrar una solución al conflicto, informó un representante.    


Señaló que el movimiento que controla la cabecera municipal solicitó en los días recientes una cooperación de 100 pesos por familia para arreglar una bomba que se descompuso, y así reanudar el servicio de agua potable. “Sólo a los que no estaban de acuerdo y protestaban se les pidieron 500 pesos”.


Comentó que a pesar de que los tres accesos a la cabecera se encuentran cerrados desde hace tres semanas, no existe desabasto, pues cada seis horas se permite el paso a todos los vehículos.


“El pueblo está muy tranquilo, como si no hubiera nada; no hay borrachos ni delincuencia; los mismos habitantes de los 10 barrios y de las comunidades están a cargo de la seguridad”, afirmó.



Síguenos y escúchanos en www.imparcialchiapas.com

0 comentarios:

Publicar un comentario