En Jalisco reclusas eran llevadas a otros penales para «fiestas» con reos.






Las custodias que denunciaron los actos fueron cambiadas a otras cárceles y algunas más fueron despedidas.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco presentó esta semana un informe en el que reporta que en el año pasado, ocurrieron al menos 23 salidas irregulares de mujeres presas en el penal femenil de Puente Grande, para ser llevadas a “actividades sociales” con reos varones de tres reclusorios de ese mismo complejo penitenciario.


Custodias que fueron testigo de una de las salidas más graves indicaron que el pasado 24 de marzo de 2020, cuando 64 mujeres acudieron a una “convivencia” en el reclusorio preventivo de Puente Grande y 11 de ellas, incluidas dos pacientes psiquiátricas, regresaron con aliento alcohólico, como consecuencia y por haber filtrado la información, hubieron consecuencias contra las custridas cambiando de lugar de trabajo a unas y despidiendo a otras.


Las internas que salieron del Reclusorio de Reinserción Femenil, el cual alberga aproximadamente a 300 mujeres, fueron llevadas a los centros de reclusión varoniles preventivo, de sentenciados y el metropolitano, todos ubicados en Puente Grande, complejo localizado en el municipio de Tonalá.


“Para la CEDHJ quedó acreditado que las autoridades de la Comisaría de Reinserción Femenil y de la Dirección de Prevención y Reinserción Social del Estado incurrieron en irregularidades y omisión institucional, además de que se violaron los derechos humanos a la legalidad y la seguridad jurídica”, señaló la defensoría estatal.


La CEDHJ pidió reparación del daño a las denunciantes, que se inicie procedimiento de responsabilidad administrativa y que se apliquen sanciones sin importar el cargo de quienes permitieron y cometieron las irregularidades.




Síguenos y escúchanos en www.imparcialchiapas.com

0 comentarios:

Publicar un comentario