Sin regreso a aulas se perderá una generación”





Este próximo lunes 30 de agosto regresan a clases presenciales la mayoría de las escuelas públicas; en estados como Querétaro hubo un simulacro en preescolar. 
El abandono escolar, el aumento de las brechas educativas, así como de los trastornos de la salud mental y una mayor incidencia de violencia en contra de niñas, niños y adolescentes son los principales motivos por los que es necesario regresar a clases presenciales, argumenta el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

En entrevista con EL UNIVERSAL, Paola Gómez, oficial de Educación de UNICEF México, enfatizó que nuestro país se encuentra entre las 19 naciones en el mundo que mantiene el cierre de escuelas, y señaló a la par que en la región de América Latina el promedio del cierre de los centros educativos fue de 158 días, pero en nuestro país éste se ha extendido a 17 meses, lo que ha derivado en otras problemáticas que afectan a la población infantil.

“Lo que encontramos es que hay muchas afectaciones en los niños, primero en el tema pedagógico, hay aprendizajes que no obtuvieron en este tiempo; lo segundo más importante son todas las afectaciones de la salud mental que están teniendo niñas, niños y adolescentes, vinculados al tema del encierro, al no compartir con sus pares, y último, que no es menor, todo el aumento de denuncias de violencia, entonces mientras los niños pasen más tiempo fuera del lugar seguro que es la escuela, pues más de estas problemáticas se irán agudizando”, dijo la funcionaria.

Para UNICEF, el retorno a las aulas es importante, porque además de combatir el abandono escolar, contribuiría a reducir las brechas educativas provocadas por la falta de acceso a electricidad o conexión a internet, indicó.

“Regresar a clases presenciales es sumamente importante, lo que hemos visto desde UNICEF es que la estrategia de educación a distancia o Aprende en Casa II, lo que ha logrado es acrecentar las brechas en todos los sentidos, el porcentaje de niñas y niños que han podido continuar sus estudios por contar con una conexión a internet, con un dispositivo móvil o una computadora es mucho menor, aunque ha habido acceso a la televisión, no hay evidencia concluyente sobre cuántos de estos siguieron Aprende en Casa a cabalidad, entonces la educación presencial es crucial para retomar una cuestión de igualdad y equidad entre todas las niñas y los niños”, mencionó.

Paola Gómez puntualizó que hasta el momento no existen datos precisos sobre el rezago educativo generado por la pandemia de Covid-19, y adelantó que la Secretaría de Educación Pública (SEP) realizará un diagnóstico de aprendizajes a fin de conocer dicha información.

“Sobre datos de rezago y aprendizaje, no hay datos, la SEP, en cuanto se regrese a clases, planea lanzar un diagnóstico de aprendizajes, pero lo que sí tenemos son datos parciales, que dicen que hay 5.2 millones de niños que no concluyeron el ciclo escolar por falta de recursos y temas vinculados a Covid-19, y de éstos 3.6 millones tuvieron que trabajar; sobre la matrícula empezamos a ver una pérdida casi de 20%, lo que es bastante grave para México, porque se podría perder una generación”, matizó.

Acerca de los riesgos que pudiera implicar para los niños el regreso a las aulas, la oficial de Educación de UNICEF México destacó que los riesgos por no ir a clases también son graves, tales como la violencia, problemas de salud mental y la práctica de actividades no reguladas que propicien contagios de coronavirus.

“Los riesgos para los niños de no ir a la escuela son mayores que los riesgos de estar en ella, y que las situaciones más críticas incluso, de picos que han tenido lugar en otras regiones, o en otros países, por ejemplo Europa, lo que se ha hecho es un cierre parcial o un cierre durante el pico y luego una pronta reapertura; en el caso de México lo que vemos es que no ha habido ese regreso híbrido o reapertura parcial, sino que las escuelas han permanecido cerradas, entonces se deben hacer esfuerzos por regresar a clases bajo protocolos estrictos de sanidad, eso hará el regreso posible”.

En cuanto a los mayores retos que enfrenta México para que los alumnos regresen a entornos seguros, la UNICEF resalta que 17% de las escuelas de educación básica carecen de acceso a una estación de lavado de manos con agua y jabón, por lo que esto se tendrá que subsanar en el plazo inmediato.

“El mayor reto es proveer de agua, en caso de que no haya, proporcionar gel alcohol en una concentración que permita la seguridad de la comunidad educativa y garantizar información clara y dirigida a las comunidades escolares sobre los pasos adecuados para el regreso a clases, además de entender que el regreso no tiene que ser el 30 de agosto, sino que puede ser un regreso escalonado, paulatino, durante todo el mes de septiembre, esto podría dar más certeza a padres y madres de familia que en realidad los riesgos de los niños en las escuelas no son mayores a los riesgos de los niños en otros espacios como centros comerciales, parques, mercados, donde actualmente están”, concluyó.

Síguenos y escúchanos en www.imparcialchiapas.com

0 comentarios:

Publicar un comentario