SECUESTRO EXPRÉS, ROBO Y VIOLACIÓN SEXUAL DENTRO DE ALBERGUE CLANDESTINO

 TUXTLA





Una mujer acusó a los administradores de un albergue clandestino, de secuestro exprés, robo y violación sexual. Los vecinos exigen la remoción inmediata del irregular anexo y la aplicación de la ley por los ilícitos cometidos tras puerta del inmueble ubicado en la calle Iztaccíhuatl de la colonia Azteca. 


Eva Guadalupe “N” vive en la colonia Los Pájaros. Narró que ayer caminaba por la calle Iztaccíhuatl entre Anáhuac y Azteca de la colonia Azteca, cerca de la iglesia católica. De la casa ubicada en la Manzana 20 Lote 8 de la misma calle, salió una mujer que la metió a la fuerza al inmueble que funciona como albergue.


Eva enseñó su mano y sus rodillas. En la mano presentaba huellas de agujas (me drogaron y me durmieron, dijo). En la rodilla tenía golpes. Dice que la amarraron de las manos y la amordazaron. Le quitaron la mordaza solo para obligarla a tener sexo oral con  dos hombres, uno de ellos el “padrino” del albergue.

Le advirtieron que no gritara porque no había casas cerca. “Solo hay un campo de futbol, pero no tiene caso, nadie te va oír”, le dijeron. Aun así la mujer gritó pidiendo auxilio”.


Los vecinos indicaron que oyeron los gritos. Esto  es seguido, Se oyen gritos de noche, de madrugada, adentro hacen cosas horribles. Pero nadie les hace nada. Ignoramos con quién están agarrados porque no les hacen nada”, indicaron.

Fue hoy que Eva pudo escapar de la casa y pidió ayuda con la vecina.  Indicó que le robaron sus cosas. “N0 tomo, no fumo y me querían obligar a fumar. Soy mesera de palenque de gallos”, dijo Eva.

Agregó que adentro tienen a dos niñas a las que probablemente les hagan lo mismo que a ella.

Ante el pedido de auxilio de los vecinos al 911, al lugar arribó la Policía Estatal y la Policía Municipal. Estos ingresaron al inmueble y se fueron como si nada. Aquellos, se quedaron en el lugar y dieron muestras de querer ayudar a los vecinos y a la agraviada.

Uno de los presuntos administradores salió a la calle y enseñó a los policías un papel (presunto permiso) que solo tenía la razón social, la dirección del albergue y una oración de la junta de trabajo. 


Vecinos aseguran que el albergue clandestino comenzó a funcionar hace como un año. “Era una casita, la rentaban, de la noche a la mañana construyeron, saber con qué patrocinio”. Agregaron que hay otros albergues de la misma familia. 


El presunto representante del albergue aceptó que son “una fraternidad” y tienen otros anexos (como 30 dijo). Un vecino, en su cara le dijo al administrador las anomalías cometidas en el inmueble, como gritos  de noche y madrugadas, y han sacado a personas (a veces menores) golpeados, le dijo con el policía enfrente.


El administrador del albergue se limitó a decir que por esta  razón  “estamos pensando en movernos”.

Las policías femeniles de la Unevig de la Policía Municipal, llegaron para según apoyar a la mujer agraviada, pero se dedicaron a confrontarse con las mujeres de la colonia.


Los vecinos exigieron la intervención de la autoridad competente, pues “esto no puede quedar así. Hubo secuestro exprés, robo y violación sexual conta una mujer y se debe castigar”, exigieron.

0 comentarios:

Publicar un comentario